Migración de centros de datos en caliente... ¡lo logramos!

Actualizar el sistema desde versiones que ya no son compatibles, ampliar o reemplazar un centro de datos, implementar un plan de recuperación ante desastres... existen muchas razones posibles para mover cargas de trabajo entre distintos centros de datos. Y nunca antes había sido tan fácil cambiar de la costa oeste de Estados Unidos a la costa este, o de Amsterdam a Limburgo. En solo unos clics, las cargas de trabajo se pueden enviar entre distintos centros de datos a través de túneles seguros de HCX .

Para dar algunas cifras, un cliente tardó 5 semanas en mover 300 TB de máquinas virtuales, incluidas la planificación, la instalación, la replicación y la transferencia. En un día, este cliente llegó a los 23 TB de datos transferidos, o sea, 1 TB por hora entre dos centros de datos en Alemania. Otro cliente movió de su centro de datos más de 200 TB, distribuidos en 750 máquinas virtuales, sin tiempo de inactividad.

Hace un año, nadie habría imaginado que estas operaciones se podrían realizar «en caliente». El concepto mismo de mover las cargas de trabajo entre dos centros de datos era una fantasía, hacerlo en caliente era simplemente una quimera.

La transferencia de cargas de trabajo hacia el Private Cloud se basa en la tecnología HCX de VMware. Esta tecnología, además de gestionar la migración segura de las cargas de trabajo, permite una transición transparente al proporcionar una conexión de red entre el centro de datos de origen y el de destino a través de una red extendida L2. La máquina virtual que se envía en caliente en el Private Cloud no pierde ninguna conectividad con el resto de las máquinas con las que opera en condiciones normales.

HCX utiliza tres dispositivos: Cloud Gateway (CGW), para gestionar la transferencia de máquinas virtuales de un centro de datos a otro, el acelerador WAN, que funciona con CGW, y un tercero que se utiliza para la red extendida (L2C). Estos dispositivos se implementan automáticamente en el Private Cloud, y requieren un cuarto dispositivo on the premises para controlar el despliegue y la configuración de los primeros.

Nota: CGW también aparece en el inventario como un host registrado.

Migration 1

En resumen, se construyen al menos dos túneles entre el centro de datos de origen y el de destino, el Private Cloud de OVH: un túnel entre las pasarelas (CGW) para la transferencia de las máquinas virtuales, y el otro entre las L2C para crear una red extendida en caso de que se necesite extender una subred. De más está decir que es posible implementar varias L2C, según la cantidad de redes que se extiendan.

Una vez desplegada la arquitectura on the premises, aparecerá un dashboard con el resumen de las posibilidades de migración y un historial.

Migration 2

Existen varias formas de mover máquinas virtuales: la migración «en caliente», la migración «tibia» y la migración «en frío».

La migración «en caliente» es la más impresionante de todas: en solo unos clics, una máquina virtual aparece en el centro de datos de destino sin perder su estado, su conectividad o su contexto. El procedimiento, llamado «vMotion Migration», es similar a vMotion, ya conocido por los usuarios de VMware. En principio, el datastore de la máquina virtual se envía al centro de datos de destino. Una vez que el backup de la máquina virtual se ha sincronizado totalmente, se sincronizan la RAM y el CPU, y el centro de datos de destino toma el relevo. La limitación de este método es la secuenciación del proceso, que podría afectar las cargas de trabajo distribuidas en múltiples máquinas virtuales y que requieren una baja latencia entre las mismas. Luego de la migración de una máquina virtual, la latencia entre los centros de datos tiende a aumentar.

Migration 3

Para resolver este problema, utilizamos Bulk Migration, que además añade funcionalidades que contribuyen a la migración controlada. El propósito de esta migración es sincronizar una o varias máquinas virtuales con el centro de datos de destino mientras aún están en el de origen, y mantener esta sincronización durante todo el proceso. El administrador es quien inicia la migración de todas las máquinas virtuales, eligiendo el intervalo de tiempo más favorable para la realización de esta operación, que implica apagar la máquina virtual en el centro de datos de origen e iniciarla en el de destino. Además de controlar el intervalo de tiempo en que se llevará a cabo la migración, es posible personalizar las máquinas virtuales (actualizar las herramientas de VMware, aplicar mejoras de hardware, etc.). Como todas las máquinas virtuales se transfieren al mismo tiempo, no hay problemas de latencia en la red extendida.

Migration 4

El último método de migración es disruptivo para las máquinas de producción, y, por tanto, es más apropiado para la migración de plantillas, archivos y copias de seguridad. Se lleva a cabo «en frío», con la máquina virtual apagada, y consiste en sincronizar los datos y realizar la migración de forma automática, una vez que estos estén en el centro de datos de destino.

OVH cuenta con más de tres años de experiencia en la migración segura de cargas de trabajo; primero con centros de datos de vCloud Air, y, posteriormente, con nuestros propios centros de datos. En este período, hemos migrado exabytes de datos por todo el mundo.

HCX es una herramienta diseñada para abordar varios problemas relacionados con la migración, además del mantenimiento de las máquinas virtuales en estado operativo durante la transferencia, la necesidad de cambiar los conjuntos de máquinas virtuales y la conexión de red entre distintos centros de datos. Aún estamos trabajando en la arquitectura. De hecho, una migración se prepara en sentido ascendente, con un centro de datos de destino de suficiente tamaño, eventualmente adaptable en el Private Cloud de OVH. De igual manera, se debe trabajar en la estimación del intervalo de tiempo para la migración, así como en la estrategia asociada a las distintas cargas de trabajo del centro de datos de origen. El resto es solo cuestión de unos clics en HCX.